Asesoría Presencial

Definición de Autónomo y qué pasos debes hacer para trabajar por tu cuenta

Autónomo

Ser autónomo puede resultar un poco difícil, pero los beneficios que se obtienen son gratificantes. Si eres una persona que está cansada de trabajar para una empresa en horarios de oficina, este artículo sobre ser un trabajador autónomo te interesa.

En primer lugar, si aún no tienes claro qué significa ser autónomo, aquí te decimos la definición de forma breve y rápida: son personas que trabajan de manera independiente sin tener que rendir cuentas a alguna empresa o estar inscrito en una nómina.

¿Cómo convertirse en Autónomo?

Los autónomos son emprendedores que realizan una o varias actividades que les permite producir su propio capital de la forma que a ellos más les conviene. Eso sí, un autónomo puede realizar la actividad económica de forma individual o contratando a otros empleados para lucrar. 

Es importante saber diferenciar entre un empresario individual o persona jurídica no es lo mismo que un (Autónomo) persona física. Ambos términos pueden sonar iguales, pero son casos totalmente diferentes.

Retomando el tema: la mayoría de las personas desean gozar de autonomía laboral, aun cuando puedan sentirse cómodos en su ámbito profesional y siendo empleados asalariados. De hecho, montar tu propia empresa o que seas tú quién dirija la compañía, es una fantasía que a cualquiera le encantaría hacer realidad, especialmente si se trata de ganancias económicas que a veces nos hacen tanta falta.

Autónomo

Pero, ¿cómo logras pasar de ser un trabajador asalariado a un autónomo? En primer lugar, si lo deseas, puedes conseguirlo. Aunque, no todo será color rosa, especialmente si hablamos de emprender un negocio por nuestra cuenta.

Para ser autónomo, debes cumplir con una serie de requisitos que te permitirán dar un paso a la vez. Puede que, al inicio, resulte frustrante no lograr los objetivos de tu empresa durante los primeros años, pero ten por seguro que, si trabajas duro, alcanzarás el éxito, tarde o temprano.

  • Requerimientos para convertirse en trabajador Autónomo
  • Ser mayor de edad o estar emancipados legalmente (en caso de menores de edad y/o persona discapacitada con representante legal).
  • Tener libre disposición de bienes.
  • Cumplir con las obligaciones establecidas por la Ley (pago de impuestos y seguridad social, cumplimiento de contratos, salud laboral, entre otras).
  • Planificar el modelo de negocio (especialmente si se trata de un emprendimiento que necesita de otros empleados). Todo autónomo debe establecer qué ofrece (productos y/o servicios) de qué manera y cómo procede.
  • Ser responsable de la contabilidad y contribuciones fiscales.
  • Ser capaz de realizar los pagos respectivos a la Seguridad Social y otros beneficios que estén asociados al contrato que desee realizar en su empresa.

Estos son algunos de los principales requisitos para que una persona física, se convierta en un trabajador autónomo. Y, aunque no estén todos, al menos te hemos dado una idea de las obligaciones que tiene un trabajador independiente.

Beneficios y desventajas de ser un trabajador Autónomo

A continuación, te brindamos una lista de las ventajas para convertirte en autónomo. También, te expondremos la otra cara de la moneda. Todo esto, para que sopeses los sacrificios y responsabilidades que tienen los trabajadores autónomos. Más allá de las monetarias que te hemos dicho antes, las que verás, a continuación, forman parte del modelo de trabajo a que los trabajadores independientes se ven expuestos.

Autónomo
  1. Libertad total en la planificación de horarios.

Probablemente, es una de las ventajas más apreciadas al ser autónomo. Y es que puedes tener tu propio horario. Olvídate de las 8 horas laborales, tener que pararte temprano y organizar tu día, según las normativas de la empresa en la que trabajas.

Al ser autónomo, ¡eres tu propio jefe! Eso sí, para que todo negocio sea exitoso, se requiere de un orden y responsabilidad, tanto en la vida personal como en la laboral. Ya sea que trabajes con o sin empleados a tu cargo. Recuerda que tu negocio crece si trabajas en él cada día.

  1. Sin salario fijo

Este punto puede verse de dos formas: con el vaso medio vacío o a medio lleno. Y no es una novedad que los trabajadores autónomos no poseen un salario estable. De hecho, es precisamente por esta problemática, la que causa que muchas personas temen convertirse en autónomos.

Sin embargo, el que no tengan una entrada de dinero mensual preestablecida, no significa que las ganancias sean nulas. Simplemente, queremos establecer una realidad. Como autónomo, puede que tengas una entrada más alta de dinero en un mes, pero en el otro, disminuye.

Todo esto dependerá de cómo se desenvuelve tu negocio y la gestión que tengas en él durante los meses de producción. Por lo tanto, el flujo de dinero para los trabajadores independientes existe. Pero deben trabajar más para conseguirlo.

  1. Mayor desarrollo económico personal

A pesar de no tener un salario fijo, los trabajadores autónomos tienen una ventaja que la los asalariados no. Y es la de quedarse con el 100% o la gran mayoría de las ganancias que tiene el negocio (en caso de que tenga que pagar a empleados y realizar otros gastos).

Un autónomo, tiene mayor posibilidad de desarrollarse y gozar de los bienes que le brinda su negocio. No obstante, así como obtiene de su producción, también debe estar anuente de que hay factores de riesgo económico, que podrían ocurrir. Y, en ese caso, puede sufrir pérdidas iguales o mayores que sus ganancias.

  1. Alta dedicación y esfuerzo

Alguien una vez dijo: “Si amas lo que haces, no puede considerarse un trabajo”. Y esto es precisamente uno de los conflictos que puede tener una persona que quiera ser autónomo.

Al incursionar en tu independencia, necesitarás de mucho valor, esfuerzo y dedicación para mantenerla. Porque un trabajador autónomo, puede llegar a trabajar más de lo que un empleado por cuenta ajena.

Autónomo

Sin embargo, esto no quiere decir que el sacrificio será eterno. Al principio, como en todo negocio, siempre resultará agobiante tener que trabajar más horas para lograr los objetivos. Pero, una vez que te acostumbres al ritmo de trabajo, valdrá la pena haber luchado por eso que tanto amas.

Tipos de Autónomos: ¿en qué se diferencian?

Existen otros profesionales que reúnen las características de un trabajador autónomo. En España, se estima que hay cerca de 57.000 autónomos en 2021. Cada profesional de esta índole, está suscrito a RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos).

De hecho, tienen un colectivo heterogéneo que incluye sus derechos, cotizaciones, fiscalidad y prestaciones. RETA divide a todos los autónomos en categorías, siendo el primero la clasificación de “Trabajador Autónomo” que hemos estado hablando. A continuación, te decimos cuáles son y de qué va cada una.

  • Trabajador autónomo

Como ya sabes, se trata de una persona física que realiza una actividad lucrativa, sin estar sujeta o aliada a la gestión de una organización de otro profesional o empresa en general. De esta manera, pueden facturar y realizar contratos de personal si así lo desean.

Pero, ¿cómo se dividen estos trabajadores autónomos? Te explicamos: son 2 grupos. El primero, son los trabajadores que se dedican a las actividades empresariales como: comercio, taxista, peluquería, hostelería, taller mecánico, construcción y mantenimiento, etc.

Autónomos

En segundo lugar, están los autónomos que se dedican a las actividades artísticas (cine, canto, teatro, televisión, circo, entre otros) y deportivas (entrenadores personales, de fútbol, taurinas, etc.). Cada una de estas actividades, independientemente del rubro, cotizan en el impuesto de actividades económicas.

  • Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes (TRADE):

Básicamente, son trabajadores autónomos que dependen de una empresa. Pero, ¿qué diferencia hay con empleados asalariados? Te explicamos: para ser reconocido como un Trabajador Autónomo (TRADE), debes disponer de material e infraestructura propios, para ejercer tus labores. 

Cobrar los honorarios a medida que finalizas tus proyectos y/o como está pautado con el cliente, por lo que eres un empleado que define la manera en cómo trabaja y organiza su agenda. 

Al menos un 75% de ingresos de un TRADE, provienen de una misma fuente. Además, trabaja de forma individual. Esto quiere decir que no puede realizar la subcontratación de terceros para que hagan su trabajo. Y, por último, este tipo de autónomo no puede tener un local, oficina o despacho propio, que esté abierto al público ni ser socio de un tercero.

  • Autónomos societarios:

Son los que forman parte de una sociedad mercantil. Este tipo de asociación, sucede durante la evolución de una empresa. Por lo general, cuando hay la necesidad de incrementar el número de empleados para cubrir las necesidades de la compañía. Y, a diferencia de otros trabajadores autónomos, los societarios gozan del privilegio de poder ejercer en cualquier forma jurídica.

Es importante destacar que, los socios de una empresa, no necesariamente deben darse de alta como autónomos. A menos que se trate de una Sociedad Limitada (SL), en la cual, solo estarán obligados los socios que cumplan con una serie de requisitos preestablecidos como:

Asumir más del 50% del capital de la empresa. Coexistir con familiares directos (socios) de la empresa, sin exceder el 50% del capital, pero que en la suma de ambos capitales supere a ese porcentaje. Por otra parte, el autónomo deberá realizar la gestión y administración de la empresa con un capital mayor al 25%.

Autónomo

En caso de que el autónomo, no pueda alcanzar ese porcentaje de participación, aún tiene oportunidad de iniciar una afiliación en el Régimen General asimilado. Aunque, sin derecho al desempleo ni al Fondo de Garantía Salarial o Fogosa.

  • Autónomos agrarios:

Como su nombre lo indica, son trabajadores autónomos dedicados al sector agropecuario y, por ende, realizan actividades de agricultura. Particularmente, este tipo de labores cuentan con un régimen especial de cotización llamado: “Sistema especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios” (SETA). Además, el importe de las cotizaciones mensuales en la Seguridad Social, son más bajas que las de otro trabajador autónomo.

Para ser un trabajador Autónomo Agrario debes ser titular de una explotación agraria, los rendimientos anuales de la explotación deben mantenerse inferiores al 75% según la base máxima de cotización del Régimen General.

Y, por otra parte, los trabajadores autónomos agrarios, deben obtener una renta del 50% de la explotación total, aunado a las obligaciones que tiene de realizar el trabajo por cuenta propia. Sin embargo, se les permite a estos autónomos la contratación de personal por cuenta ajena, para una ayuda extra.

  • Profesional Autónomo o Freelance:

Mejor conocido como los trabajadores independientes de la nueva era. Estos autónomos son más liberales que el resto. Pudiendo tener a su cargo a empleados, trabajar por su cuenta con una cartera de clientes o trabajar para distintas empresas.

El freelance, en España, no cotizan directamente en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), pero sí a través de las mutuas de los colegios profesionales, pudiendo ser de arquitectura, ingeniería, veterinaria, psicólogos, farmacéuticos, abogados, médicos, economistas, entre otros).

No obstante, puede darse el caso de que algunos profesionales autónomos no estén colegiados, pero que ejerzan una carrera de grado como el Diseño Gráfico, Publicidad, Informática y programación. Agentes de seguros, artesanos, pintores y escultores, técnicos en iluminación, etc.

¿Cómo convertirse en un autónomo?

Te hemos dado una gran cantidad de información acerca de los trabajadores autónomos, desde su concepto, tipos, desventajas y beneficios. No obstante, si has llegado hasta aquí, es porque te interesa saber cómo pasar de ser un empleado asalariado a un autónomo.

En realidad, para emprender como autónomo solamente necesitas las ganas y la voluntad de iniciarte en esta modalidad. Por lo general, no hay necesidad de que tenga un capital para empezar, no debes preocuparte por entregar al final del mes un balance de ganancias y gastos que has realizado.

Autónomo

Para construir una compañía, se deben dar pasos pequeños. ¡No te apresures! Empieza desde 0. Investiga más acerca del tipo de autónomo que quieres ser y cómo iniciar tu propia empresa. Esas cifras tan altas, los factores de riesgo y la responsabilidad de mantener tu negocio a flote, son parte de la experiencia.

Tomando en cuenta todos los puntos que te hemos dado, es comprensible que de un poco de miedo querer abandonar un trabajo seguro por arriesgarte a cumplir tus sueños de ser autónomo. Pero, para razón de todos los autónomos que existen, muchos están de acuerdo con que esa apuesta, vale la pena.

¡Comparte!

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest
OUR PROPRIETOR
Willaim Wright

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Servicios

Asesoría Online

Asesoría Online para autónomos y empresas en España. Recibe consultoría y asesoría profesional de expertos del sector empresarial, legal y financiero.

Gestoría Online

Getoría Online para autónomos y empresas en España. Deja en nuestras manos todo tipo de trámites administrativos y gerenciales de tu empresa o proyecto.